Londres

el

Cuando decidí irme al Sudeste asiático tuve que sacar un pasaje vía Europa y la escala en Londres de British Airlines con posibilidad de parar unos días fue lo que más me convenció. La realidad es que mi cabeza estaba en el calor del sudeste asiático, por eso cuando aterricé en la fría y nublada ciudad de Londres casi me muero congelado. Yo había llevado DOS abrigos para toda mi estadía. Estos mismos dos, más tres remeras debajo fueron mi abrigo para mi viaje por el país británico.

Mi entrada a Londres a través del Aeropuerto de Heathrow fue poco triunfal. La policía me retuvo porque mi documento marcaba que era argentino y me tuvieron como 2 o 3 horas, me revisaron todas mis cosas, me llevaron a un lugar aparte para interrogarme y después de todo eso me dejaron pasar. Afuera me esperaba una amiga holandesa que había conocido en Nicaragua para recorrer la ciudad. Como ella ya conocía Londres no tuvimos problema en ir de un lugar a otro viendo las típicas cosas que hay que ver en Londres en un primer vistazo; El Big Ben, el Parlamento, el London Eye. la Abadía de Westminster, el Palacio de Buckingham, el London Bridge, la Plaza de Trafalgar y otras cosas más. Entre lugar y lugar que visitábamos nos ibamos a un café a reponernos del frío con un rico capucchino o algo así. Mientras tomábamos los cafés con Elise tuvimos preciosas charlas mundanas sobre cual sería nuestro trabajo ideal para poder seguir viajando. Entre los dos estábamos de acuerdo que tener una Cafetería sería un gran anhelo, por lo menos al final de nuestra carrera laboral.

Please, mind the gap

Esa será la frase que más vas a escuchar si viajas en metro, porque en cada parada al abrir y cerrar las puertas esta frase sonaba en los parlantes. Se hizo tan conocida que hasta hay remeras y souvenirs con esa frase. El metro sirve para ir absolutamente a todos los lugares que quieras ir en Londres. Inclusive hasta el Aeropuerto, o hasta Greenwich, donde está el famoso observatorio por el que se creó el meridiano que separa el mundo entre el este y el oeste. Fue una muy linda visita. Hacía 4 años había estado en el Ecuador, en el observatorio donde pasaba la línea que dividía el norte y el sur del mundo, y ahora estaba en el lugar que separaba el este y el oeste.

Picadilly Circus y London Eye

Picadilly Circus vendría a ser la versión del Times Square de New York. Es el punto neuralgico de la ciudad, el punto de encuentro de mucha gente, el lugar donde hay luces, carteles, teatros, cines, muchos cruces peatonales, artistas callejeros y muchas de las tiendas de ropa más prestigiosas de Europa. En mi regreso a Londres (más de tres meses después, por la misma escala con derecho a bajar) me quedé un par de horas ahí, esta vez solo, contemplando a la gente, viendo la gente pasar. Me pareció un buen ejercicio de relajación y adaptación al ambiente.

Mi amiga holandesa me tenía una sorpresa guardada. Había comprado unos tickests para el London Eye, algo que yo nunca hubiese hecho porque es un tipo de atracción que no entraba en mi presupuesto de mochilero. La verdad es que es muy lindo. Se puede ver toda la ciudad, el Rio Senna para ambos lados, el Big Ben con los palacios detrás y todo el sky line de esta preciosa ciudad.

Londres es tan preciosa como correcta y formal. Es es como debe ser. El buen comportamiento se va contagiando, por lo que no importa de que nacionalidad seas, cuando estés por esa ciudad te vas a sentir en la necesidad de comportarte correctamente para no desentonar. Dejábamos Londres con esa rara sensación de acabar un viaje. Ya vendrían más en el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s