Sierra Grande

Este viaje se realizó entre el 29 de octubre y el 3 de noviembre de 1998. Junto con el micro de la U.B.A, salimos 30 estudiantes de la cátedra de geografía física, y el profesor de los prácticos, Julio Guarido. La intención de este viaje era, además de conocer lugares nuevos, comenzar a desarrollar los tan valiosos pero no tan valorados trabajos de campo.

 A pesar de que fue difícil organizar un viaje apoyado casi exclusivamente por los estudiantes, el cometido se pudo lograr, y el resultado fue excelente. El lugar a donde nos dirigimos fue el pueblo de Sierra Grande, típico pueblo patagónico, ubicado a 1255 km de  Capital, en la provincia de  Río Negro, a 20 km del Océano Atlántico. Este pueblo contaba con una mina de hierro, la cual fue utilizada desde 1940  hasta mediado de los 90’, fecha que cerró debido a que era más rentable exportar hierro desde Brasil (el hierro lo extraen de la superficie). Sierra grande tenía en la época de la explotación minera unos 8.000 hab., y por estos momentos la cifra alcanza solo a 3.000.

  Allá nos alojamos en el hotel “Sierra Grande”, a pasos de la ruta nacional nº3, y pudimos, en pocos días, hacer amistades con los habitantes del lugar.En este tipo de viajes, aprovechar el tiempo es fundamental, por eso nos levantábamos a las 7 le la mañana, para trabajar hasta las 7 de la tarde, hora en que podíamos relajarnos y disfrutar de lo que quisiéramos hacer (y sino dormir). En lo que respecta a estudios, se hizo de todo: hicimos 9 paradas en diferentes lugares, en donde con ayuda del GPS, nos posicionamos en el lugar, y nos enteramos que al movernos 35m, nos habíamos desplazado 1 seg en el GPS, tomamos medidas como altura, presión, vientos, temperatura y porción del cielo cubierto, tal como nos había enseñado Siragusa, que no pudo venir al viaje a pesar de que tenía ganas. Pudimos ver canales (tanto subterráneos como en la sup) que ayudan a sub sanar el problema del déficit hídrico en la patagonia. Fuimos a hacer turismo minero en las minas ya en desuso, nos deslumbramos estudiando la Meseta de Somuncurá, llegamos hasta Chubut, a Puerto Lobos, en busca de ballenas que no encontramos(pero que encontraríamos al año siguiente), y luego, partimos de Sierra Grande.

  Pero no solo conocimos la Patagonia, sino también Las Grutas y sus maravillosas playas y pájaros, y el puerto de San Antonio Oeste, que se mezcló con un increíble atardecer entre rojizo y violeta. Además visitamos Gral Conesa, donde pasamos una noche y luego conocimos una chacra del lugar. Como conclusión de este viaje puedo decir que fue altamente positivo, tanto en lo cognitivo, como en lo social , ya que se formó un grupo excelente, que aún persiste, y que espera hacer muchos viajes más. Nadie del grupo se va a olvidar de palabras como “coriolis”, “canal Pomona-San Antonio”, “pimpollo” “don’t speak “ o “pezpo”.Un día escuché: “la mente retiene un 15% de lo que lee, un 25% de lo que escucha  y un 70% de lo que experimenta”. Es hora de empezar a investigar en nuestros ámbitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s