Ecuador

La cuestión es que hoy ya es como domingo 12 de febrero, y estoy acá, en el Bar Bambú, tomando un jugo de Piña y Maracuya, a metros del mar, en Canoa. Pero antes cuento un poco lo que fue Guayaquiel y Montañita. Después de vivir una pesadilla en el cruce de fronteras entre Peru y Ecuador lledamos a Guayaquil. Solo nos quedamos una noche, vimos el monumento del encuentro entre Bolivar y San Martín y al otro día salimos a Montañita. En unos de esos días por Montañita llovía mucho y sucedió lo inesperado; me saque el hombro de lugar (por suerte lo acomodé al poco tiempo). Sinceramente me cagué todo y pensé que me iba a tener que volver, pero por suerte hoy estoy más o menos bien. No puedo levantar el hombro ni hacer fuerza. El suizo se está encargando de mi mochila. A la tarde ahí en Montañita hacíamos poco, solo estar en la playa, caminar (hasta Olon), y futbolear de vez en cuando. A la noche nos dedicabamos a tomar, escuchar muy buenos músicos, tanto en la calle como en un bar, y después seguir tomando. Y fue así que conocimos un montón de gente, como Jason, Olivia, Jimy Green, Constanza, Vandutina y sigue la lista. El viernes 17 de febrero me cansé de joder tanto y me fui solo a Canoa, una playa más tranquila, con un pueblo más chico, poro con unas playas más grandes que Montañita.

 Y no tarde en conocer a otra gente (chilenos todos, obvio). El sábado había que carretear, escuchar mucho reggeton, y tomar también. Con las hermanas Gaby y lore, y con Leti y su primo Guido nos fuimos a tomar unas chelas a un lugar con pileta y música. Comenzó a llover y nosotros seguíamos ahí, en la pile, escuchando música y disfrutando de la vida. De pronto se hicieron las 4 de la mañana y terminamos yendo al mar a darnos un chapuzón. Hoy es domingo 19 y mañana ya me voy a Quito.

El domingo a la noche hubo fogón en Canoa, pero igual la noche estuvo tranquila. Y como mis vecinos de habitación no me dejaron dormir mucho, ya el lunes a la mañana partí a Quito, donde me encontré con una bella ciudad. Ese lunes no hice mucho. Tampoco el martes, que me la pasé caminando. Ya el miércoles me reencontré primero con las  hermanitas Gaby y Lore, y después con el suizo, proveniente de Cuenca. El 23 de Febrero fue el cumple del suizo, y lo festejamos yendo al centro del mundo. Festejamos a la noche en “Bunga”, un lugar muy argento, con música buena y bebida cara. Ya hoy es jueves y estamos con el suizo tomando un regio café después de recorrer medio mundo, y estar caminando por los dos hemisferios. Mañana se viene Colombia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s