Caracas

Creo que fue tipo el 22 de marzo cuando nos fuimos de Maracaibo a Caracas. Y como llegamos de noche tuvimos que quedarnos en un telo, donde había show y todo. De paso nos ligamos un sudafricano que no sabía una gota de español, y como estaba con tanta cara de perdido lo ayudamos un poco. Pero resultó que el tipo ni sabia ingles, casi no sabia ni leer ni escribir mails, ni tampoco podía escribir su propio nombre. Le ayudamos en el consulado de Colombia, y hasta lo llevamos con sus semejantes sudafricanos para que lo auxilien. Después de todo eso por fin pudimos encontrarnos con Yanelkar, una amiga del peine que nos iba a ayudar en Caracas, entre otras cosas, alojándonos. Y a partir de ahí vivimos como reyes durante 4 días. La verdad es que la hospitalidad con la que nos trataron fue de las mejores recibidas en el viaje. Esa noche solo dimos una vuelta por la cota 1000, una autopista de la desastrosamente transitada Caracas. El viernes salimos a dar vueltas a la tarde, y a la noche la rompimos en un lugar debajo de la autopista, cerca de la ciudad Universitaria. Como Yanelkar estaba borracha y no podía manejar terminamos el suizo y yo durmiendo en lo de otra amiga en cuestión. Y casi sin dormir fuimos al zoo, seguimos recorriendo Caracas, nos encontramos con Yanelkar y Evelin, y nos fuimos para el Junquito, la casa que Yanelkar tiene en un country. Insólitamente el domingo nos fuimos al bautizmo de no se quién, donde lo único que se hacía era charlar y tomar cerveza. 

 Ese domingo era el día de Alo Presidente, un programa en el que Chavez vive un día al frente de la tele, haciendo cosas y diciendo otras. Acá en Venezuela la palabra Revolución suena muy fuerte. El NO, insigna para que siga Chavez es mucho mayor que el SI, y las medidas socialistas no tardaron en llegar. Ya expropiaron los grandes latifundios, y ahora se va en busca de las segundas casas. El problema de las viviendas es muy grande por acá, pero creo que el mayor problema con el que se enfrenta el país es el de aceptar las contradicciones entre el socialismo y el capitalismo, y aceptar que es muy difícil hacer las cosas bien, ya que siempre va a haber perdedores, y si los perdedores son los que más tienen esto se va a ir complicando con el tiempo.  Ojalá se llegue a buenos términos con esta revolución.

 Finalmente hoy es lunes 27 de marzo y estoy en el bus que me llevará a Ciudad Bolivar. El suizo se quedó porque se iba a encontrar con Jenny (efectivamente, pasaron una noche de amor), una chica altamente linda que conocimos el primer día en Caracas (promotora de Brhama). En la casa de Yanelkar el último día fue para ver pelis colombianas; A la ya vista “Maria llena eres de gracia”,se le sumó “Perder es cuestión de método”, “Rosario Tijeras”, y “La vendedora de Rosas” (Bogota, Medellín x2 respectivamente).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s