Física y Química

Sobre la serotonina, la dopamina, las endorfinas, las oxitocinas y la depresión.

La verdad es que no sé qué tan cerca estaré de la depresión, pero lo que si sé es que quiero estar lo más lejos de ella. Cada vez que escucho que alguna persona, famoso o no, muere porque tenía problemas de depresión, se me parte el alma porque por algún motivo siento que puedo ponerme en su lugar. La depresión se posiciona como la principal causa de discapacidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este desorden mental afecta a más de 300 millones de personas, y la vida en las urbes tienen mucho que ver con este alto número. 

Las muertes de Chester Bennington como de  Chris Cornell me pegaron muy fuerte. Casi como si pudiese sentir lo que sufrió Eddie Vedder por la pérdida de su amigo. Ambos gozaban de una vida sin problemas económicos, pero sufrían de depresión. 

 

La depresión es un problema serio cuyos síntomas se mantienen a lo largo del tiempo, alcanzando semanas, meses e incluso años de duración, y que no se debe confundir con tener un bajo estado de ánimo en un momento determinado. Cuando se habla de depresión me refiere a un estado de tristeza, apatía, desgana, aislamiento, falta de interés, de vitalidad que se produce en la persona durante todo el día y de manera continuada en el tiempo, impidiéndole llevar una vida normal.  (párrafo parcialmente  extraído de  www.lifeder.com).

Hay dos grandes neurotransmisores del sistema nervioso en el cerebro relacionados con estar bien o mal:  Son la Dopamina y la serotonina. 

  •  La dopamina es responsable de nuestra felicidad, excitación, emoción, atención y motivación. Es un neurotransmisor excitante y se sintetiza a partir del aminoácido tirosina.

Siempre que tengas una sensación de cansancio, fatiga, falta de energía o no te encuentres con la motivación suficiente para acabar tareas, puede que sea porque estás sufriendo de cierta carencia de dopamina. Por eso se dice que es la mediadora del placer y bienestar.

 Para mejorar los niveles de dopamina, existe una forma de recompensa cotidiana y mínima que genera un efecto positivo en nuestros niveles de dopamina, como por ejemplo cumplir pequeños logros a lo largo de nuestro día; haz listas de pequeñas cosas para hacer en el día o la semana, y al concretarlas sentirás un deseo de satisfacción.

El ejercicio físico  también es un liberador natural de endorfinas, conocidas como las “hormonas de la felicidad”, y del neurotransmisor dopamina. El placer que nos produce la música que nos gusta es otra forma de obtener un mejor nivel de este neurotrasmisor de forma  natural.  

Cuando nos entregamos a un proyecto en específico que involucre nuestra creatividad, entusiasmo y nuestro interés, estamos nutriendo también nuestra dopamina. Por otro lado,  las conductas adictivas impactan negativamente en los niveles de dopamina, no solo en las adicciones obvias como el alcoholismo o la ludopatía, sino también en nuestra fascinación por las redes sociales por poner un ejemplo.

color_ba_-_1era_edicion

  • La serotonina es un neurotransmisor inhibidor. Es responsable de nuestros estados de ánimo, supresión del dolor, ciclo del sueño y comportamientos sociales. Se sintetiza a partir del triptófano y se relaciona con trastornos de ansiedad y depresión.

El solo acto de pensar en cosas positivas aumenta los niveles de serotonina.  Eso estará dándonos inteligencia emocional y nos hará sentirnos bien. Expresá gratitud a las personas que te importan y entrarás en un bucle de retroalimentación positiva en tus relaciones.

La serotonina ayuda a regular el apetito, el ciclo del sueño, inhibe la violencia y reprime el dolor. Además te hace estar tranquilo y de buen humor.

La estrategia más simple para aumentar el nivel de serotonina es pensar en recuerdos felices. Mirar fotos viejas o hablar con un amigo puede ayudar a refrescar la memoria. Incluso una exposición a la luz solar puede desencadenar este aumento debido a la provisión de vitamina D de la luz. 

12184200_10207119571241739_2553724503806419667_o
Abrazar es un perfecto estimulante para estar mejor. Hay que abrazarse más.

Recibir un masaje puede aumentar los niveles de serotonina en un 30%, lo cual es casi tan efectivo como el Prozac.  El masaje mejora el sueño y reduce la fatiga y ansiedad, disminuyendo el cortisol (la hormona del estrés) y aumentando la dopamina y serotonina. El tacto libera oxitocina, por lo que  abrazar es un perfecto estimulante. Las mascotas también nos pueden ayudar. Tener un gato o un perro ha demostrado tener un impacto positivo en la vida de las personas que han tenido un episodio de depresivo. La meditación también ayuda a barrer con los procesos mentales (como el temor, la tensión, la preocupación, la tristeza, el rencor) que impiden su flujo libre y continuo.

CAFÉ, CHOCOLATE, VINO Y SEXO, LAS CLAVES DE LA FELICIDAD

 

669f9e0b978ccf0b27b073c16d762143

Las endorfinas son consideradas la morfina del cuerpo, una suerte de analgésico natural. De allí que bailar, cantar o trabajar en equipo sean actividades que  potencien la unión social y la tolerancia al dolor a través de un aumento en las endorfinas. La toma de decisiones aumenta los niveles de dopamina y serotonina y reduce la preocupación y la ansiedad, por lo que sea cual sea el resultado, tu cerebro estará más relajado.  Cambiar la forma de expresar nuestra situación también puede hacer disminuir nuestros sentimientos negativos. 

La tirosina es un aminoácido fundamental para la producción de dopamina. Dietéticamente se le encuentra en alimentos como las almendras, los aguacates, el plátano, el chocolate, el café, el té verde, la sandía y algunos otros. La serotonina (hidroxitriptamina – su nombre químico) se produce a partir de aminoácidos que se encuentran en productos como la leche, el queso o los cereales.

Los niveles bajos de dopamina y serotonina se pueden tratar con medicamentos. Igualmente ingerir serotonina o dopamina de forma oral no permitirá que un individuo experimente un incremento de felicidad o placer.

Resumiendo, hacé pequeñas listas diarias para cumplir, hacé ejercicio y escuchá música para aumentar los niveles de dopamina; abrazá o date masajes, adoptá un perro o un gato y meditá para aumentar tus niveles de serotonina. Y come sano para estar mejor. Y amá que el amor te vuelve. 

No se dejen caer. Acá te di un par de consejos para levantar un poco.  Espero que sirva de algo. 

Fuentes consultadas: 

Cultura Inquieta

Pijama Surf.

https://www.lifeder.com

https://muyfitness.com

La toma de decisiones reduce la preocupación y la ansiedad

Definición de depresión via “ocultario.com“: 

“La depresión “del latín depressio, que significa ‘opresión’, ‘encogimiento’ o ‘abatimiento” es el diagnóstico psiquiátrico y psicológico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana llamada (ANHEDONIA). El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: como es la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida, etc. Esto puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. Aunque ése es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático. En la mayor parte de los casos, el diagnóstico es clínico, aunque debe diferenciarse de cuadros de expresión parecida, como los trastornos de ansiedad. La persona aquejada de depresión puede no vivenciar tristeza, sino pérdida de interés e incapacidad para disfrutar las actividades lúdicas habituales, así como una vivencia poco motivadora. Un elevado y creciente número de evidencias indica que los episodios depresivos se asocian con cambios en la neurotransmisión del sistema nervioso central y cambios estructurales en el cerebro, producidos a través de mecanismos neuroendocrinos, inflamatorios e inmunológicos. Existen un número de pruebas que demuestran que la depresión está asociada con una respuesta inflamatoria crónica de bajo grado, aumento del estrés oxidativo y aparición de respuestas autoinmunes, que contribuyen a la progresión de la depresión. Conocida en sus inicios con el nombre de melancolía, la depresión aparece descrita o referenciada en numerosos escritos y tratados médicos de la Antigüedad. El origen del término se encuentra en Hipócrates, aunque hay que esperar hasta el año 1725, cuando el británico Richard Blackmore rebautiza el cuadro con el término actual de depresión; Hasta el nacimiento de la psiquiatría moderna, su origen y sus tratamientos alternan entre la magia y una terapia ambientalista de carácter empírico (dietas, paseos, música, etc.) pero, con el advenimiento de la biopsiquiatría y el despegue de la psicofarmacología, pasa a ser descrita como acaso una enfermedad más.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s